miércoles, 27 de febrero de 2013

Cartas y escritos de participantes de nuestros Cursos: "Sentimientos para un Aficionado Práctico", por Juan Manuel Pérez Alarcón.







Es difícil hablar en primera persona, o por lo menos a mí me cuesta mucho trabajo, y la verdad que no me gusta expresar mis sentimientos más allá de lo puramente profesional o cotidiano. Este artículo se refiere a la sensación personal vivida el pasado fin de semana en el curso de aficionados prácticos que se celebró en Espartinas (Sevilla), y con un extenso tentadero en la ganadería de D. Manuel Vazquez Gago
Tomé cierta conciencia con amigos para participar en el curso que organiza el Club de Aficionados Prácticos Taurinos, y que de forma magistral capitanean, su Director, el matador de toros Eduardo Dávila Miura, Rafael Peralta Revuelta, y el novillero, y mejor persona, Ignacio Moreno de Terry. Desde este modesto Blog quisiera agradecerles su inquietud por la difusión y fomento de la cultura taurina con este tipo de eventos, y reiterarles mi más sincera enhorabuena por la organización y desarrollo del curso convocado durante los días 8, 9 y 10 de febrero. 
La experiencia vivida con amigos, con personas de otros lugares del mundo, con aficionados venidos de toda España, suponía un reto, y un compromiso, pues nuestros sentimientos y filosofía de vida tenían una idea en común; la defensa de la fiesta de los toros y la ilusión por aprender conceptos del arte de torear. Durante este fin de semana, el Director del Curso ha defendido esa idea, y nos ha inculcado ese respeto para la fiesta, para el toro, y para el aficionado; todas las explicaciones y fundamentos que nos has transmitido van en esa línea de respeto y lealtad a las tradiciones que impone la tauromaquia. 

La esencia del tentadero
Como aficionado debo expresar mi absoluta felicidad por haber participado en este curso. La ilusión, el sacrificio, el respeto a un rito, la constancia, el conocer diferentes puntos de vista, el descubrir en primera persona nuevas suertes del toreo, y por supuesto, el escuchar las experiencias de las personas que algo te pueden enseñar para profundizar en aquello que más te gusta, son valores que uno afianza tras la participación en este curso. Eso es lo que provoca que cuando un aficionado que se pone delante de una becerra, sin haberlo hecho nunca, se queda con la sensación de que aquello ha tenido la recompensa buscada; superar miedos y con trabajo, sacrificio y mucho corazón, ser capaz de expresar la tauromaquia que cada uno lleva dentro. 
Muy positiva fue la presencia del ganadero Fernando Cuadri en la tarde del viernes que con su fácil verbo, y exquisita educación y saber estar, desgranó las claves de su ganadería, sus “petardos” y “glorias”, y alguna anécdota vivida en su larga carrera como ganadero de bravo. 
Buenos aficionados en la tapia.
Interesante fue la mañana del sábado, donde los incipientes novilleros, Lama de Góngora José Garrido dictaron una lección magistral de toreo de salón, y donde los aficionados pudimos apreciar los detalles técnicos de cada uno, y su interpretación del toreo. 
Y para terminar...la “gloria” para el aficionado práctico. Ponerse delante de una vaca, que por muy pequeña que sea, supone la prueba de acceso a ese título de aficionado práctico. Lo de menos es el título; lo realmente importante es el corazón y empuje que impone la organización en que aquello sea lo mas real y auténtico posible, y que cada persona se deje llevar por esa pasión y ese sentimiento emocional que impone el verte delante de una becerra. 
Gracias a todas las personas que integran el Club de Aficionados Prácticos Taurinos, a todos los amigos y conocidos que han tomado parte en el curso, y por supuesto a mi mujer, hijos, y a mi familia, que han “bendecido” el esfuerzo y sacrificio de este fin de semana.


Por Juan Manuel Pérez Alarcón, publicado en el Blog "Y Digo
Yo"http://perezalarcon.blogspot.com.es/2013/02/sentimientos-para-un-aficionado-practico.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada