viernes, 27 de mayo de 2016

Aroma de Romero. Artículo de Rafael Peralta Revuelta en La Razón






Aroma de Romero 

Era la tarde en la que los béticos nos volvimos sevillistas. Por amor a unos valores; por amor a la Patria. Ayer se templó el aire de la marisma.  Como en los días memorables. Como en aquella tarde en la que Curro eternizó el toreo, hace justamente medio siglo,  y que tan fabulosamente ha cantado en su "Romance de los 6 de Urquijo" el Cronista de la Ciudad, Maese Antonio Burgos. "Y por la Puerta del Príncipe/ a hombros Curro ha salido". 50 años de"currismo", de una forma de ser y de entender la vida. Una filosofía que comenzó en La Pañoleta. Y se afianzó aquella tarde del 59 en Sevilla con el toro "Gallego" de Peralta. Junto a la placita de tientas del Rancho El Rocío, donde rejonearon las actrices Ava Gardner o Bo Derek, Curro nos brindó los lances de su amistad en presencia degrandes amigos como Antonio Burgos, Espartaco o Enrique Miguel Rodríguez. Anécdotas del toreo, del flamenco... De aquellos personajes de la gracia. Arte a raudales. A pie y a caballo,  entre los toreros y el centauro. Y respeto. Tremendo respeto de Juan Antonio a Curro. Escuchar a estos grandes maestros del toreo es, probablemente, una delas mejores lecciones que un universitario puede aprender. Una escuela de vida donde están presentes la humildad, la sencillez, la humanidad... El tiempo parecía detenerse en La Puebla del Guadalquivir.  Como un trincherazo eterno, como una media después de parar el toro en la misma boca de riego, como aquella faena cumbre al toro deCamacho.Y en la misma tarde en la que los béticos vestiamos -sólo por un día- el corazón de rojo y blanco, aún quedaban los surcos de las carretas y las pisadas de los peregrinos por aquellos caminos y veredas. Olor a marisma. Y aroma de Romero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada